Lesiones o Tumores Cutáneos


La escisión de lesiones cutáneas es tal vez uno de los procedimientos quirúrgicos más habituales. Tumor cutáneoSiendo una técnica habitualmente sencilla, algunas localizaciones especiales pueden hacer aconsejable que la intervención sea realizada por un cirujano plástico. Siempre se procurará que la visibilidad de la cicatriz resultante sea lo menor posible. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, una cicatriz es inevitable. Para tener las máximas garantías de seguridad, conviene realizar estas pequeñas operaciones en un quirófano correctamente dotado.

 

¿En qué consiste la escisión de lesiones cutáneas?

Esencialmente, consiste en aplicar un método quirúrgico que permita erradicar una lesión cutánea. Esta eliminación puede incluir la piel circundante y, en ocasiones, añadir un margen de seguridad. Hay varias formas de realizar la escisión:

  • Coagulación de la lesión: Una de las formas más sencillas probablemente consista en aplicar a la tumoración una corriente de alta frecuencia que la destruye. El inconveniente principal es que no es entonces posible analizar el tejido resecado. Tampoco se puede tener certeza de haber quitado la lesión en su totalidad. Similares inconvenientes tienen la destrucción por frío (crioterapia) o por láser.
  • Escisión tangencial: Consiste en realizar un “afeitado” de la lesión tangencialmente a la piel. Una vez quitada, el lecho se coagula como en el caso anterior. Con este procedimiento, la tumoración sí se puede analizar por un patólogo, pero no se puede asegurar que las células de la base hayan sido eliminadas completamente.

Estas dos formas de tratamiento no profundizan en la piel. Normalmente dejan una cicatriz relativamente poco evidente, a veces casi imperceptible. Sin embargo, ante la sospecha de tumoraciones de importancia, no son aconsejables, ya que en esos casos es importante la resección total, con márgenes de seguridad en todas las direcciones.

Las formas de resección completa de la lesión precisan retirar todo el grosor de la piel de la zona donde la lesión asienta.

  • Escisión circular: Es la técnica más sencilla de escisión en profundidad. Consiste en cortar circularmente alrededor de la lesión y suturar el defecto circular creado. Se trata de una técnica adecuada desde el punto de vista de la seguridad en la escisión, pero el tipo de cicatriz que deja es arrugada y excesivamente evidente, salvo en lesiones muy pequeñas.
  • Escisión fusiforme: Es una de las formas más empleadas en cirugía plástica para escindir totalmente una lesión cutánea. Se trata de conseguir una resección total, practicando una incisión en forma de huso y a la vez permitir cerrar el defecto creado en forma de una cicatriz lineal.
    El cirujano diseña esta escisión de forma que la orientación de la cicatriz la haga lo menos evidente posible. La cicatriz resultante con este procedimiento suele ser de una longitud de al menos el triple del diámetro de la tumoración. La visibilidad dependerá mucho de la zona en la que asiente la lesión, de la edad del/de la paciente, y de la calidad individual de la cicatrización. En general, las lesiones situadas en la línea media, en la espalda y en las extremidades inferiores suelen ser las de peor resultado estético. Los/as pacientes más jóvenes suelen curar más fácilmente, pero en cambio producen cicatrices de peor calidad estética./li>
  • Escisión con necesidad de realización de plastias o injertos: Estas técnicas quirúrgicas se usan cuando se trata de resecciones más importantes o bien situadas en zonas corporales especialmente conflictivas donde el defecto creado no se puede corregir adecuadamente con los procedimientos anteriores. Son técnicas considerablemente más complejas que las anteriormente expuestas. Las plastias consisten en liberar y desplazar segmentos de piel y tejido subyacente para cubrir el defecto creado. Los injertos consisten en quitar una lámina de piel de grosor variable de otra zona corporal y usarla para reparar el defecto. Las secuelas cicatriciales que conllevan estas técnicas pueden ser mucho más importantes, los riesgos y complicaciones son mayores y la cirugía es más prolongada. Estas técnicas rebasan el ámbito de esta información. Si son precisas en su caso, se le informará específicamente sobre ellas.
Volver Arriba

 

¿Qué análisis o pruebas previas hay que hacer?

Es conveniente que el/la paciente se haga antes unos análisis de sangre, para descartar cualquier enfermedad o condición que aconsejen suspender o retrasar la intervención. Desde unos 15 días antes de la intervención, debe abstenerse de tomar medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico o salicilatos {Aspirina® o sus derivados}, antiinflamatorios, Vitamina E o aceite de Onagra ya que favorecen el sangramiento quirúrgico y la formación de hematomas postoperatorios. Si desea tomar algún analgésico o antitérmico, consúlteme antes de hacerlo. El día que se le haya señalado para la intervención, debe Ud. acudir en ayunas, es decir, sin haber tomado ningún alimento -ni siquiera agua-, desde unas 6 horas antes de la hora indicada para la cirugía. No debe aplicarse lociones o cremas de belleza, facial ni corporal, maquillaje, lápiz de labios y ojos, así como laca de uñas: lleve las uñas sin pintar. Si va a ser intervenido/a bajo anestesia general o con sedación, debería abstenerse de fumar desde al menos tres días antes de la intervención, aunque lo ideal es dejar de fumar completamente al menos 15 días antes de la operación.

Volver Arriba

 

¿Qué anestesia se utiliza?

La escisión de pequeñas lesiones habitualmente se realiza bajo anestesia local. En caso de lesiones mayores, localizaciones complejas o de pacientes especialmente aprensivos/as, un anestesiólogo puede añadir una sedación para que el/la paciente se encuentre tranquilo/a y confortable mientras dura el proceso. En niños que no estén aún en edad de poder cooperar, cuando las lesiones a escindir son múltiples o hay que recurrir a técnicas complejas, se puede realizar la intervención bajo sedación o anestesia general controlada.

Si alguna vez ha tenido una reacción alérgica a la anestesia local, siempre deberá advertirlo previamente.

Volver Arriba

 

¿Cuánto tiempo suele durar el procedimiento?

El tiempo que se precisa para la intervención propiamente tal suele ser relativamente corto: depende del tamaño y localización de la lesión, del número de lesiones a escindir, y del tipo de escisión a realizarse. El tiempo que se emplea por lesión suele oscilar entre diez a treinta minutos. Sin embargo, el tiempo de permanencia en quirófano será algo mayor por los preparativos previos a la cirugía, como son lavado y desinfección de la zona a tratar, colocación de paños estériles, cambios de posición del/de la paciente cuando hay que tratar zonas accesibles desde distintas posiciones, infiltración de anestésico local, tiempo de espera hasta que se ha obtenido una buena anestesia, colocación de apósitos, vendajes, etc. Naturalmente, algunas localizaciones especiales de las lesiones o técnicas complejas pueden requerir un tiempo quirúrgico más prolongado.

Volver Arriba

 

¿Qué ocurre si se trata de un cáncer de piel?

El cáncer cutáneo es el tipo de tumoración maligna más frecuentemente diagnosticada. De hecho, una de cada cinco personas padecerá este tipo de tumoración en el curso de su vida. El hecho de que los tumores se presenten en la piel, es decir, que están a la vista, favorece su diagnóstico, ya que muchas de estas lesiones no producen síntomas.

El cáncer de piel no es una entidad única. Hay diversos tipos de lesiones cutáneas malignas, y su grado de importancia varía también de forma muy significativa. El grupo mayor de tumores malignos corresponde a lesiones que se denominan Epiteliomas o Carcinomas basocelulares (afectan a la capa basal de la piel). Son tumores por lo general de comportamiento poco agresivo y de crecimiento lento. Es excepcional que den metástasis (diseminación a distancia del tumor) y habitualmente la cirugía es curativa, sin que suelan precisar tratamientos adicionales como la quimioterapia o radioterapia. La mayor parte de este tipo de tumores se producen en la cara.

Los factores de riesgo que más influyen en este tipo de tumores son:

  • Edad superior a 50 años.
  • Antecedentes de exposición al sol o quemaduras solares.
  • Piel u ojos de color claro.
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer de piel.

Un segundo tipo de tumor maligno es el Epitelioma espinocelular. Normalmente requiere una resección más amplia que el primer grupo. En este caso, la detección precoz es más importante, ya que este tipo de tumores sí puede dar lugar a metástasis a distancia. Una vez tratados quirúrgicamente (la cirugía es el método de elección), los pacientes son remitidos a su oncólogo, quien determinará la necesidad de realizar estudios o tratamientos adicionales.

Melanoma: Este tumor es bastante menos frecuente y de una estirpe celular diferente a los anteriores. Puede salir en cualquier parte del cuerpo y extenderse a otros órganos o tejidos. La detección precoz es esencial y la cirugía debe observar unos márgenes de seguridad. Cuando esté indicado, se suele determinar también el estado del ganglio centinela. Se trata del ganglio linfático que primero recibe el drenaje linfático de la zona donde está situado el tumor. Un ganglio centinela sin afectación mejora considerablemente el pronóstico. Una vez intervenido, el paciente se refiere a su oncólogo, para realizar un seguimiento y establecer tratamientos adicionales, si estuvieran indicados.

Existen otros tipos de lesiones cutáneas malignas, pero suponen un porcentaje mucho menor.

Volver Arriba

 

¿Quedará una cicatriz?

En principio, se puede decir que una regla general de la cirugía es que donde se realiza una incisión, siempre queda una cicatriz. Sin embargo, en el caso de las escisiones tangenciales o electrocoagulaciones, estas cicatrices pueden ser poco evidentes una vez pasados seis a doce meses. En el caso de tener que realizar una resección del grosor total de la piel, quedará una cicatriz lineal, cuya visibilidad es absolutamente variable y dependerá en gran parte de la zona afectada y de la capacidad de cicatrización de cada paciente. Cuando hay que recurrir a plastias o injertos, las cicatrices resultantes serán más importantes. En cualquier caso, se intentará siempre realizar una sutura lo más meticulosa posible para conseguir una cicatriz con la mínima visibilidad, pero el factor determinante más importante es la forma de cicatrizar de cada paciente.

Volver Arriba

 

¿Cómo es el postoperatorio?

Por lo general, estas intervenciones suelen doler poco una vez que se ha pasado el efecto de la anestesia. Puede haber una cierta tirantez, escozor o incomodidad. También puede notar dolor al tocarse. Sin embargo, cualquier dolor puede ser tratado con analgésicos que le permitirán tener un postoperatorio confortable. Habitualmente se puede ir a casa al finalizar la intervención. Puede realizar una actividad física discreta, evitando los ambientes demasiado calurosos: conviene que no sude para que el vendaje permanezca seco y limpio.­ No debe mojar la zona operada hasta que se le hayan quitado los puntos. Es normal que durante los primeros días haya una moderada hinchazón, que disminuirá con el tiempo. Igualmente es normal que se produzca algún cardenal que irá desapareciendo en algunos días.

Volver Arriba

 

¿Qué precauciones hay que tener después de la intervención?

En general, y salvo que se le recomiende lo contrario, las zonas recientemente operadas no deben mojarse. Procure tener cuidado al lavarse o ducharse para mantenerlas secas. Normalmente no es preciso ningún tratamiento local, pero si estuviera indicado, se le dirá lo que debe hacer. No retire o cambie los vendajes que se le hayan aplicado a no ser que se le indique, o que accidentalmente moje la zona. Es preferible dejar la zona operada al aire que llevar sobre ella un vendaje mojado. Cuando se recurre a injertos, la inmovilidad de la zona es esencial para que un injerto tenga las mayores probabilidades de sobrevivir.

Durante las primeras semanas y meses del postoperatorio debe evitar exponer su cicatriz al sol y vigilarla para poder apreciar una tendencia a la cicatrización queloidea o hipertrófica. Esto es una cicatriz violácea o roja, indurada, que tiende a abultarse y ensanchar. A la palpación resulta dura y con frecuencia suelen producir picor. Si esto ocurriera, debería acudir a consulta para indicarle el tratamiento adecuado a fin de intentar frenar el proceso de hipertrofia y aplanar nuevamente la cicatriz. Hay personas que tienen una especial tendencia a cicatrizar de esta manera. En general, es más frecuente en las personas de piel más oscura, en las zonas cercanas a la línea media y en personas jóvenes. Sin embargo, estos son datos estadísticos y las excepciones son frecuentes. Las medidas inmediatas de que disponemos para frenar una tendencia hacia la cicatrización hipertrófica son la aplicación tópica de corticoides, la colocación de láminas de gel de silicona, la presión local y las infiltraciones de corticoides en la cicatriz. Por sí solas o combinadas, suelen ser efectivas para solucionar esta condición.

Volver Arriba

 

¿Puede el cirujano hacer un diagnóstico de la lesión?

Habitualmente, las lesiones que se escinden ya llevan un diagnóstico clínico preliminar, que ha motivado la cirugía. Normalmente el cirujano no puede apreciar más elementos diagnósticos durante la escisión, salvo en algunos casos concretos como quistes sebáceos, cuerpos extraños, etc. El diagnóstico definitivo siempre lo dará el especialista en anatomía patológica, que examinará al microscopio la pieza resecada (examen histopatológico). Este examen requiere una desecación y tinción previas, que necesitan de varios días. Habitualmente el diagnóstico histopatológico suele estar disponible hacia la semana de la operación. En algunas escisiones de lesiones cutáneas, el resultado del estudio histopatológico puede hacer necesario realizar una segunda resección más amplia, a objeto de obtener unos márgenes de seguridad adecuados. Normalmente, esta escisión adicional se puede realizar de forma similar a la primera, aunque naturalmente dejará una cicatriz mayor.

Volver Arriba

 

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Aparte de las complicaciones de índole general, propias de cualquier proceso quirúrgico (como hemorragia, infección, reacciones alérgicas, etc.), y las propias del tipo de lesión que se esté extirpando, existen otras específicas de este tipo de procedimiento, entre las que están:

  • La cicatrización hipertrófica o queloidea, ya mencionada antes, puede influir en una cicatriz final de mala calidad estética y especialmente evidente.
  • Aunque se haga todo lo posible para que sean lo menos conspicuas que se pueda, los puntos de sutura pueden dejar cicatrices puntiformes o lineares. En la mayoría de los casos palidecerán rápidamente y serán poco apreciables. Sin embargo, en pacientes con una especial tendencia a las cicatrices hipertróficas o queloideas, las señales de las suturas pueden ser evidentes y permanentes.
  • En diversas áreas corporales son particularmente frecuentes las cicatrices llamadas dehiscentes. Estas cicatrices tienden a ensanchar hasta adquirir la forma del huso cutáneo escindido.
  • Es frecuente que haya equimosis (cardenales) durante el postoperatorio. Mucho menos frecuente es la aparición de un hematoma (colección de sangre líquida), que pudiera requerir drenaje mediante cirugía.
  • Como en todo procedimiento quirúrgico, existe un riesgo de infección, que se trataría con los antibióticos indicados.
  • Cuando se recurre a plastias, el tallado de las zonas de piel a desplazar puede interferir en su riego sanguíneo, ocasionando que parte o la totalidad de esa piel se pierda.
  • Cuando se recurre a injertos, existe siempre el riesgo de que no “prendan” (sobrevivan en la nueva zona), pudiendo perderse total o parcialmente.
  • Es posible que haya una intolerancia al material de sutura, con una reacción local que tardará un tiempo en ceder. Esto puede retrasar el proceso de curación y aumentar la visibilidad de la cicatriz final.
  • Pueden existir estructuras profundas a la lesión cutánea (vasos sanguíneos, nervios, conductos de secreción, musculatura u otras estructuras importantes) que podrían resultar dañadas, temporal o permanentemente, a consecuencia de la intervención. El riesgo depende del tipo de lesión a tratar y la localización corporal de la lesión.
  • Quistes sebáceos: Estas lesiones benignas plantean, por su profundidad, localización y adherencia a la piel, riesgos especiales desde el punto de vista de las posibles complicaciones, haciendo más probables algunas de las anteriormente mencionadas, así como una tendencia a una peor cicatrización.
  • Recidiva: Es posible que las lesiones cutáneas recurran tras la escisión. Esto podría requerir tratamientos o cirugía adicional.
Volver Arriba

 

¿Dónde puedo obtener más información?

Internet es una de las mayores fuentes de información en la actualidad. Lo difícil es distinguir qué información es correcta y adecuada, y conseguir distinguir información imparcial, completa y veraz, de la propaganda. Uno de los mejores sitios que ofrecen información extensa sobre todo tipo de procedimientos de Cirugía Plástica es la página web de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

Volver Arriba

 

Garantía:

No es posible ofrecer una garantía sobre el resultado de una intervención quirúrgica, excepto en que pondremos todo nuestro esfuerzo y conocimientos en conseguir el mejor resultado. Ningún procedimiento quirúrgico tiene éxito en el 100% de los casos. Las reacciones de cada paciente a la cirugía y su forma de cicatrizar son diferentes. La habilidad del cirujano se puede juzgar por su titulación, sus años de experiencia, su afiliación a Sociedades Profesionales reconocidas, la incidencia de complicaciones y la satisfacción de sus pacientes.

 

En caso de que esta información no hubiera contestado todas sus preguntas, no dude en consultar lo que crea necesario. El propósito de este documento es ayudarle para tomar su decisión con un conocimiento adecuado de las ventajas, posibilidades y posibles inconvenientes y riesgos de esta técnica. Cualquier consejo o comentario que se le haga a Ud. personalmente tiene siempre prioridad sobre lo que aquí se especifica, ya que este texto está redactado de modo general.