Liposucción

La Liposucción o Lipoescultura es la intervención que se lleva a cabo para reducir y modelar acúmulos grasos localizados.

 

El propósito de la liposucción es corregir acúmulos de grasa localizados. Estos acúmulos son más frecuentes en las mujeres y habitualmente se localizan a nivel peritrocantéreo (caderas), nalgas, cara interna de muslos, cara interna de rodillas, tobillos, abdomen, papada, etc. Pueden darse también en los varones, con localizaciones algo diferentes. Esta técnica tiene como uno de sus principales alicientes el mínimo tamaño de las cicatrices cutáneas que deja, cicatrices que habitualmente se pueden situar en lugares de baja visibilidad.

Volver Arriba

¿En qué consiste la técnica de liposucción?

El término liposucción tiene una serie de sinónimos, como son lipoaspiración, lipectomía asistida por succión, lipolisis, lipolisis aspirativa, lipoexéresis, e incluso algunos términos altisonantes o que inducen a confusión, como “lipoescultura”, “esteatoescultura”, “remodelación corporal”, etc.

Esencialmente, la técnica consiste en practicar una incisión pequeña cercana a un área de acúmulo localizado de grasa. Dependiendo de la localización de este acúmulo, se escoge el sitio más disimulado para practicar la incisión, que puede tener de 2 a 10 milímetros de longitud: sólo lo suficiente para permitir la introducción de una cánula que tiene uno o más orificios en o cerca del extremo. Esta cánula está conectada a una fuente de vacío, que puede ser una jeringa especialmente diseñada o un aspirador quirúrgico. Se introduce la cánula dentro del área de adiposidad localizada, creando múltiples túneles y aspirando a la vez el tejido graso. El diseño de la cánula y las características no cortantes de los orificios hacen que los vasos sanguíneos de mayor calibre, ramas nerviosas y tractos fibrosos principales permanezcan intactos mientras que el tejido graso, de menor resistencia, es aspirado a través de los orificios. El procedimiento se controla mediante palpación con la otra mano, para estimar la progresión de la aspiración y la distribución del tejido graso remanente. Se tiene especial cuidado en respetar una capa de tejido graso adherida a la piel, que actuará como amortiguadora de posibles irregularidades, así como permitir un libre deslizamiento de los músculos bajo la piel, evitando que se adhieran a ella.

Una vez finalizada la aspiración, y dependiendo de la extensión de la zona aspirada, se puede introducir un delgado tubo de drenaje para permitir que cualquier acúmulo sanguíneo salga fuera reduciendo la producción de equimosis (cardenales) y se cierra la incisión con unos pocos puntos. Seguidamente, se coloca una faja o un vendaje elástico adhesivo, modelando la zona intervenida y llevando la piel a la posición más idónea para que, durante el proceso de cicatrización, se fije en posición adecuada, dando una forma natural, correcta y armónica.

La última declaración de consenso de EQUAM (Comité Europeo e Internacional para asegurar la calidad, tecnologías médicas y aparataje en Cirugía Plástica) informa que se han producido efectos adversos inmediatos relacionados con la liposucción mediante ultrasonidos. Su seguridad a largo plazo también está cuestionada y se indica que es necesario continuar con la investigación para poder establecer que su uso clínico sea seguro. Esta declaración se puede leer aquí (en inglés).

Volver Arriba

¿Cuándo está indicada una intervención de liposucción?

La intervención está indicada cuando existen acúmulos grasos localizados que no responden a regímenes de adelgazar y que le preocupan estéticamente. La paciente debe estar lo más cerca posible de su peso ideal. Esto facilita la intervención y disminuye la incidencia de complicaciones en el postoperatorio. Habitualmente, los acúmulos grasos susceptibles de mejoría mediante liposucción son aquellos que no suelen modificarse mayormente con un régimen de adelgazamiento. Sin embargo, la evaluación de estas adiposidades localizadas y su tratamiento quirúrgico, son óptimas cuando la paciente no tiene un sobrepeso importante. La palabra “localizados” es clave. Los acúmulos grasos difusos o generalizados lamentablemente no son susceptibles de una mejoría significativa mediante liposucción.

Otro factor importante que se debe tener en cuenta es la elasticidad cutánea. La realización de una liposucción reducirá el contenido de grasa bajo la piel, sin alterar la cantidad de piel. Por tanto, esta piel se tendrá que retraer y adaptar a un nuevo contenido, más reducido. Para ello, la piel debe tener unas características de elasticidad adecuadas. La disminución de la elasticidad cutánea suele ir pareja con la edad, si bien las excepciones a esta regla son abundantes y hay importantes variaciones individuales. No hay una edad límite para practicar una liposucción, sino que más bien nos basamos en el grado de tejido graso a resecar y en el grado de elasticidad cutánea. Durante la exploración se evaluará el grado de flacidez de su piel. La presencia de estrías, las irregularidades de contorno y el descenso de los tejidos son indicadores de pérdida de elasticidad cutánea. Esto nos da una idea de las posibilidades y de los límites que se deben poner a la liposucción, de acuerdo con los acúmulos grasos existentes.

Volver Arriba

¿Todas las zonas del cuerpo responden igual a la liposucción?

Contorno femeninoHay zonas especialmente agradecidas a este tipo de tratamiento. Suelen obtener una mejoría marcada la zona de las caderas y la cara interna de rodillas. Algunos acúmulos de grasa a nivel lumbar o de la cara interna de muslos responden también razonablemente bien. El resultado en abdomen, región glútea, tobillos y papada es habitualmente bastante menos satisfactorio. La cara anterior de muslos, la cara anterior de las rodillas y los brazos obtienen una mejoría mínima o nula. Sin embargo, en cada paciente hay que estudiar el grado de alteración existente para determinar la conveniencia de aplicar el tratamiento a un área concreta.

Volver Arriba

¿Hay pacientes en las que no se debe realizar la intervención?

La liposucción no es un sustituto para una reducción de peso en caso de obesidad. En pacientes con sobrepeso se debe tratar antes este problema. Una vez alcanzado un peso más cercano al normal, ya es posible plantearse la intervención. Por otra parte, los acúmulos de grasa más difusos o generalizados obtienen menos beneficio de una liposucción que los acúmulos localizados, donde realmente está indicada una liposucción. Como se ha mencionado, la flacidez cutánea limita significativamente las posibilidades de esta técnica. Por supuesto, y como en cualquier intervención de cirugía estética, el estado general de la paciente debe ser adecuado para minimizar los riesgos operatorios.

Volver Arriba

¿Se corrigen las estrías con la intervención?

Las estrías son el resultado de un estiramiento de la piel más allá de su límite elástico. Esto ocasiona la rotura de las fibras de colágeno y elásticas de la dermis produciendo lo que equivale a auténticas cicatrices. Una vez que han aparecido, no es posible corregirlas, salvo quitando quirúrgicamente la región de piel afectada por las estrías. La liposucción modificará el volumen y el contorno, pero no producirá un efecto perceptible sobre las estrías. Las irregularidades cutáneas previas no se modifican con una liposucción.

Volver Arriba

¿Mejora la circulación de las piernas con una liposucción?

A pesar de las afirmaciones realizadas por la propaganda en medios de comunicación, no existe ningún fundamento médico demostrado para pensar que un déficit circulatorio mejorará mediante una liposucción. Si Ud. siente pesadez de piernas, nota varices, aparición de capilares inestéticos o hinchazón, debe acudir a un especialista en Cirugía Vascular. Estas condiciones no se modifican con una liposucción.

Volver Arriba

¿Se elimina la “celulitis” con una liposucción?

El término “celulitis”, en su uso habitual, suele referirse a un aspecto de “piel de naranja” que tiene la superficie cutánea, bien espontáneamente o al comprimirla lateralmente entre las dos manos. (El término médico de “celulitis” corresponde a una enfermedad potencialmente grave y que nada tiene que ver con esto). Este aspecto inestético de la piel no supone enfermedad alguna, y no mejorará tampoco de forma significativa con una liposucción.

Volver Arriba

¿Qué cicatrices quedan?

Uno de los principales alicientes de la liposucción es que consigue buenos resultados con unas cicatrices mínimas (habitualmente, de 4 a 10mm). Estas cicatrices se sitúan además en sitios poco evidentes, por lo que pueden pasar inadvertidas al poco tiempo de la intervención. Dependiendo de las zonas a tratar, se suelen situar en el surco glúteo, en el pliegue posterior de las rodillas, dentro del vello del pubis, etc.

Volver Arriba

¿Qué exámenes preoperatorios son necesarios?

Aparte de la historia clínica y de la exploración realizada durante la primera consulta y de posibles exámenes complementarios individuales, se debe realizar un electrocardiograma y un análisis de sangre como ante cualquier intervención quirúrgica. Puede estar indicado realizar una radiografía de tórax en pacientes de más de 35 años, o en fumadoras. Desde 15 días antes de la intervención, debe abstenerse de tomar medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico o salicilatos {Aspirina® o sus derivados}, ya que favorecen el sangramiento quirúrgico y la formación de hematomas postoperatorios. También tienen este efecto los antiinflamatorios, la Vitamina E y el aceite de Onagra. Si necesita tomar alguna medicación, consúlteme antes de hacerlo. El día que se le haya señalado para la intervención, deberá acudir en ayunas, es decir, sin haber tomado ningún alimento -ni siquiera agua-, desde al menos 6 horas antes de la intervención. No debe aplicarse lociones o cremas de belleza, facial ni corporal, maquillaje, lápiz de labios y ojos, así como laca de uñas: lleve las uñas sin pintar. Se recomienda abstenerse de consumir bebidas alcohólicas desde tres días antes de la intervención. Si es Ud. fumador/a, debería interrumpir el consumo de tabaco también 3 días antes de la intervención, aunque lo ideal es dejar de fumar completamente al menos 15 días antes de la operación.

Volver Arriba

¿Qué anestesia se utiliza?

Para estas intervenciones se emplean distintos tipos de anestesia. En las intervenciones importantes, que involucren amplias áreas corporales, se suele utilizar anestesia general controlada, con monitorización (seguimiento electrocardiográfico, de saturación de oxígeno en sangre, tensión arterial y respiratorio). Este tipo de anestesia, realizada por un anestesiólogo competente y en un hospital moderno y bien dotado, ofrece máximos índices de seguridad. En otras pacientes, cuando la intervención se va a limitar a zonas por debajo del ombligo, es factible también realizar la intervención bajo anestesia epidural (anestesiada de cintura hacia abajo). Las intervenciones que actúen sólo sobre pequeñas áreas se pueden realizar bajo anestesia local.

Volver Arriba

¿Cuánto tiempo suele durar la operación?

El tiempo operatorio real de una intervención de liposucción es relativamente corto y depende del número de áreas a tratar y del volumen de los acúmulos grasos. En general, suele oscilar entre treinta minutos a una hora y media. Sin embargo, el tiempo de permanencia en quirófano será mayor por los preparativos previos a la intervención, como son lavado y desinfección de la zona a operar, colocación de paños, tiempo de instauración de la anestesia, cambios de posición de la paciente cuando hay que tratar zonas accesibles desde distintas posiciones, preparación de la piel para el vendaje, colocación de vendajes adhesivos o faja, etc. Durante todo este tiempo no operatorio, la paciente permanece dormida bajo una anestesia superficial, si se le ha intervenido bajo anestesia general. En caso de anestesia epidural, antes de empezar a operar hay que dejar pasar unos 20 minutos entre la aplicación de la anestesia y la obtención de una total insensibilidad.

Volver Arriba

¿Cuánto tiempo debo permanecer hospitalizada?

Habitualmente, las pacientes operadas de liposucción permanecen hospitalizadas durante 24 horas. Si se han utilizado drenajes, se suelen retirar antes de darle de alta del hospital, pero se marchará a casa con la faja. Si se ha colocado un vendaje elástico adhesivo, lo deberá conservar durante 8 a 12 días. En intervenciones menores, que se hayan podido realizar con anestesia local, la operación se puede hacer sin hospitalización, en régimen ambulatorio.

Volver Arriba

¿Cuánto tiempo dura el postoperatorio?

El período postoperatorio es diferente según se use una faja o un vendaje adhesivo. Por motivos de comodidad para mis pacientes, suelo optar por la faja salvo en casos seleccionados. Si se le ha aplicado un vendaje adhesivo, deberá conservarlo en posición durante 8 a 12 días. Este vendaje debe cuidarse, evitando distenderlo para que la piel cure en una posición óptima. Durante este tiempo no se podrá duchar y deberá acudir a algunas revisiones para vigilar la correcta posición del vendaje. Por lo demás, puede hacer una vida normal, mientras se esmere en el cuidado de su vendaje. Transcurrido este tiempo inicial, se le sustituirá el vendaje por una faja y se retirarán los puntos. En caso de utilizar directamente una faja en quirófano, el período postoperatorio inmediato dura también hasta la retirada de los puntos. Debe evitar mojarlos y mantener la faja, pero no son necesarios los cuidados extremos que se requieren con el vendaje.
A partir de la retirada de los puntos debe continuar llevando una faja o prenda elástica que mantenga una presión constante sobre la piel de la zona aspirada. Recomiendo utilizar una faja o pantys de compresión de Lycra día y noche durante el primer mes, y 12 de cada 24 horas, durante el segundo.

Volver Arriba

¿Están satisfechas las pacientes con el resultado?

Habitualmente, las pacientes suelen estar complacidas. Es necesario que previamente esté informada de que el resultado de una liposucción no es inmediato, sino que tarda un tiempo en evidenciarse. La región abdominal y de caderas tarda unos dos meses. Las regiones inferiores suelen tardar aún más tiempo. El tejido graso se inflama con la operación, y este tejido es lento en perder la inflamación. El resultado final se puede apreciar hacia el año de la intervención, aunque naturalmente, mucho antes ya podrá notar el cambio producido. En cuanto a las pequeñas cicatrices residuales, su calidad varía considerablemente de paciente en paciente. El cirujano realiza la sutura con el mayor cuidado, pero no se puede garantizar con seguridad la calidad de la cicatriz, ya que dependerá en gran medida de la cicatrización individual de cada paciente.

Volver Arriba

¿Cómo es el postoperatorio?

El postoperatorio es habitualmente indoloro, aunque sí puede notar dolor al tocarse o presionar las zonas intervenidas. Sin embargo, cualquier dolor puede ser tratado con analgésicos que le permitirán tener un postoperatorio más confortable. Habrá también alguna molestia (presión, picor) causada por el vendaje adhesivo o la faja. Le daré de alta habitualmente al día siguiente de la intervención, después de retirar los drenajes, si se han utilizado. Al darle de alta, si se ha usado un vendaje deberá extremar los cuidados para evitar darlo de sí. Además, deberá tomar la medicación que se le indique. Puede, sin embargo, realizar una actividad física moderada. Caminar no sólo no está contraindicado, sino que es beneficioso. Se desaconseja que permanezca largos períodos de pie quieta. Evite los ambientes demasiado calurosos. Conviene que evite sudar para que el vendaje permanezca bien adherido, sin deslizar y las zonas de sutura no se humedezcan. Mientras tenga puntos, no se podrá duchar y durante estos días notará una sensación de presión y tirantez. Una vez retiradas todas las suturas ya podrá Ud. ducharse normalmente. Hacia las seis semanas puede reanudar una actividad normal. La actividad física más intensa, tal como deportes y gimnasia, se deberá ir instaurando paulatinamente, de acuerdo con el criterio que le dicten las molestias que esta actividad le ocasione. No debería someter las zonas operadas a traumatismos hasta que no hayan transcurrido al menos 6 meses de la operación. Es normal que durante los primeros días o semanas haya hinchazón (edema), que disminuirá lentamente de volumen con el tiempo. Igualmente es normal que se produzcan algunos cardenales que irán desapareciendo en las primeras semanas. Mientras persistan los cardenales no debe tomar el sol en esas zonas. La exposición al sol -o a rayos UVA- sobre cardenales puede producir manchas muy duraderas.

Volver Arriba

¿Qué inconvenientes tiene la intervención?

El mayor inconveniente es posiblemente la incomodidad de la faja y en especial del vendaje, así como la lentitud en evidenciar los resultados. Es muy posible que note cierto acorchamiento sobre las zonas operadas, que tardará unos meses en normalizarse. En ocasiones pueden quedar algunas irregularidades cutáneas, como consecuencia de la dificultad de una piel poco elástica para adaptarse a un menor contenido. En general, cuando se detecta esto durante la intervención, es preferible aspirar más discretamente y procurar evitar irregularidades, aún a riesgo de conseguir un resultado menos llamativo. En algunos casos, lo más indicado puede ser realizar una nueva liposucción adicional al cabo de un tiempo mínimo de un año.

Volver Arriba

¿Qué complicaciones postoperatorias pueden surgir?

Ninguna intervención quirúrgica o tratamiento médico están libres de riesgos o de que se produzca alguna complicación. Sin embargo, el porcentaje de complicaciones es escaso y está ampliamente compensado por el resultado que se puede conseguir. Naturalmente, se toman todas las medidas necesarias para que el índice de complicaciones se mantenga reducido a un mínimo.

Aparte de las complicaciones de índole general, inherentes a cualquier intervención quirúrgica, las complicaciones más frecuentes son las siguientes:

  • Puede aparecer un hematoma (acúmulo de sangre líquida) que requiera drenaje y evacuación. No es una complicación frecuente.
  • En raras ocasiones puede producirse un seroma (acúmulo de suero). Esta complicación da lugar a un acúmulo recidivante de serosidad subcutánea que puede requerir varias aspiraciones con jeringa hasta que se elimina.
  • Otra complicación muy rara, aunque potencialmente grave, es una infección, que se combatiría con antibióticos y medidas locales médicas o incluso quirúrgicas. En todas las intervenciones se toman especiales medidas preventivas mediante una cobertura antibiótica intensa para reducir al mínimo esta eventualidad.
  • Existe la posibilidad de cicatrices hipertróficas o queloideas que pudiera requerir la infiltración de corticoides, o incluso una corrección quirúrgica secundaria. Es raro, y se trata de un problema menor, ya que las cicatrices son pequeñas, aunque permanentes.
  • Como se ha mencionado, puede haber, en alguna ocasión, irregularidades cutáneas en la zona operada.
  • Aunque se tomen todas las precauciones para evitarlo, pueden existir depresiones en algunas de las zonas operadas.
  • En muy raras ocasiones, la piel que cubre un área sometida a liposucción puede sufrir por el acto quirúrgico, dando lugar a una cicatriz que puede requerir una corrección quirúrgica posterior y dejar una secuela permanente.
  • Una elasticidad cutánea reducida obliga a limitar la aspiración. En estos casos el resultado puede ser menos llamativo de lo esperado.
  • A pesar de realizar un marcado previo a la intervención con la paciente en posición de pie y de extremar el cuidado quirúrgico, es imposible asegurar una simetría. Las diferencias de la configuración ósea, los grados variables de reabsorción de la grasa remanente, una retracción cutánea desigual y otros factores pueden evitar que el resultado sea simétrico.
  • La producción de coágulos dentro de las venas de la zona operada o el paso a las venas de aceite procedente de la destrucción grasa pudiera ser excepcionalmente causa de tromboembolismo pulmonar. Esta complicación, muy infrecuente pero potencialmente grave, se considera la primera causa de mortalidad por liposucción (1 por 5000 liposucciones en los Estados Unidos).

Volver Arriba

¿Dónde puedo obtener más información?

Internet es una de las mayores fuentes de información en la actualidad. Lo difícil es distinguir qué información es correcta y adecuada, y conseguir distinguir información imparcial, completa y veraz, de la propaganda. Uno de los mejores sitios que ofrecen información extensa sobre todo tipo de procedimientos de Cirugía Plástica es la página de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

Volver Arriba

Garantía:

No es posible ofrecer una garantía sobre el resultado de una intervención quirúrgica, excepto en que pondremos todo nuestro esfuerzo y conocimientos en conseguir el mejor resultado. Ningún procedimiento quirúrgico tiene éxito en el 100% de los casos. Las reacciones de cada paciente a la cirugía y su forma de cicatrizar son diferentes. La capacidad del cirujano se puede juzgar por su titulación, sus años de experiencia, su afiliación a Sociedades Profesionales reconocidas, la incidencia de complicaciones y la satisfacción de sus pacientes.

En caso de que esta información no hubiera contestado todas sus preguntas, no dude en consultar lo que crea necesario. El propósito de este documento es ayudarle para tomar su decisión con un conocimiento adecuado de las ventajas, posibilidades y posibles inconvenientes y riesgos de esta técnica. Cualquier consejo o comentario que se le haga a Ud. personalmente tiene siempre prioridad sobre lo que aquí se especifica, ya que este texto está redactado de modo general.

Volver Arriba